Es algo que hice solo para mí. También me levanté el pecho, ¡y me siento mejor que nunca !

Sandra, 36

“Mi familia es lo que más quiero en este mundo, pero a veces no
parece quedar mucho espacio para mí. Empecé a pensar en mi
silueta al cumplir los 35. Siempre me había cuidado y me había
mantenido delgada, pero comenzaba a sentirme muy desaliñada.

Mi marido siempre ha dicho que está orgulloso de mí, que tengo
muy buen aspecto en comparación con las mujeres de sus amigos,
pero yo no estaba contenta conmigo misma. Y pensé en hacer algo
al respecto.

Siempre había tenido algo de dinero ahorrado para los malos
tiempos y las ocasiones especiales. Fui a varias clínicas con mi
mejor amiga, luego concerté la operación. Fue entonces cuando se
lo dije a Dave por primera vez. Pensó que me había vuelto loca,
pero se percató de lo que significaba para mí y me apoyó mucho.
¡Y no hay duda de que le ha gustado el resultado!

Es algo que hice solo para mí. Escogí una prótesis natural, en
forma de lágrima y, a la vez, me hice un levantamiento de pecho.

Estoy encantada de haberlo hecho. Tengo mejor aspecto y, lo que
es más importante, ¡me siento mejor que nunca!”

We’re sharing these stories to help you make an informed decision about surgery. Your personal results will depend on your natural breasts, frame and individual circumstances. Changing your shape can make a big difference to your confidence, but remember surgery can only change the size and shape of your breasts.
The rest is up to the new, more shapely you.