Si soy franca, solamente quería un pecho grande y sexy. ¡Me encantan!

Vic, 42

“No voy a mentir, mi pecho nuevo fue una decisión totalmente
egoísta y me encantan. ¡ Son voluptuosos, sexys y maravillosos!

Nunca he tenido problemas de autoestima y siempre he estado
bastante contenta con mi silueta. Pero hace un par de años mi
relación acabó y eso me hizo cuestionarme muchas cosas en la
vida.

Estuvimos casados años y quedamos atrapados en la rutina. Era
aburrido y monótono. Todo pasa con demasiada facilidad; los hijos
primero, luego el trabajo y la relación lo último. Aunque en ese
momento fue horrible, ahora lo miro y creo que la ruptura me
salvó; me mudé de casa, cambié de trabajo y comencé de 0 otra
vez.

Siempre me habían gustado las siluetas con curvas. Incluso cuando
era niña, solía ver películas antiguas con mi madre y Marilyn era
mi heroína. Así que empecé a pensar en mi pecho. Habían cambiado
muchas cosas en mi vida y, cuando las cosas se calmaron después
del divorcio pensé, ¿y por qué no?

Se acercaba mi 40 cumpleaños y pensé en regalarme algo inusual
para celebrarlo. Igual parece algo frívolo, pero deseaba sentirme
sexy de nuevo.

Puede que no sean del gusto de todos, pero quería ir a por todas
y me puse una copa E de prótesis redondas. No parezco Dolly
Parton –mido 1,75 m y tengo una talla 44– pero sin duda alguna
destacan. Y me han hecho sentir más segura de mí misma a la hora
de empezar a tener citas de nuevo…”

We’re sharing these stories to help you make an informed decision about surgery. Your personal results will depend on your natural breasts, frame and individual circumstances. Changing your shape can make a big difference to your confidence, but remember surgery can only change the size and shape of your breasts.
The rest is up to the new, more shapely you.