El cambio de senos puede cambiarle realmente la vida. Sin embargo, una intervención de este tipo es cirugía mayor, así que tendrá que sentirse totalmente segura y contenta en manos de su cirujano, y tener claro lo que esperar. Hemos elaborado una guía para ayudarle desde la fase de investigación a la de recuperación; sencillamente seleccione la sección correspondiente para encontrar más información.

Preparación e investigación

Buscar un cirujano

El primer paso es encontrar un cirujano con el que esté satisfecha. El boca a boca puede ser una gran forma de encontrar médico, por lo que le recomendamos encarecidamente que pregunte a sus amigas, que investigue en foros de Internet y que hable con varios profesionales antes de tomar una decisión. Antes de concertar una cita, asegúrese de que su cirujano es miembro de los organismos profesionales adecuados y compruebe sus reseñas en Internet.

Tómese el tiempo que necesite y esté preparada antes de las citas. No es una decisión que se pueda tomar a la ligera. Empiece ya a prepararse para la consulta y dedíquele tiempo. Haga una lista de preguntas que desea formular al médico y comience a buscar fotos del tipo de pecho que desearía. No existen dos cuerpos iguales y por eso el resultado deseado puede que no sea posible, pero si trae fotos a la consulta, el cirujano se hará una idea mejor de lo que Vd. tiene en mente.

Consulta

Cada consulta es distinta, pero le aconsejamos que prepare una lista de preguntas y que lleve algunas fotos para comentarlas. De esta manera, el cirujano tendrá una idea más clara del tamaño y la forma que desea.

Sea completamente franca sobre lo que desea obtener de la intervención. Algunas mujeres desean que el pecho parezca que ha sido operado y eso es perfectamente legítimo. Del mismo modo, otras mujeres desean un aspecto natural y discreto para recuperar la plenitud de los senos. El cirujano le orientará sobre el resultado que puede lograr dado su tipo de cuerpo y tejido mamario natural, y podrá ofrecerle sugerencias y recomendaciones sobre lo que piensa que podría funcionar para Vd.

Para ayudarle en su preparación, aquí tiene algunas preguntas que podría plantearse hacer:

  1. ¿Cuántas operaciones realiza?
  2. ¿Cuántas revisiones suele realizar como promedio?
  3. ¿Qué producto utiliza y por qué?
  4. ¿Puedo ver algunas fotos del antes y el después?
  5. ¿Cuál es el periodo de recuperación? ¿Puedo seguir trabajando?
  6. ¿En qué plazo me puedo hacer la operación?
  7. ¿Cuánto tiempo estaré en el hospital?
  8. ¿Qué tamaño tendrá la cicatriz?
  9. ¿Cuánto tiempo durarán?
  10. ¿Cuáles son los peligros y riesgos?
  11. ¿Qué pasa si me quedo embarazada?
  12. ¿Qué pasa si quiero dar el pecho?

Por último, no se sorprenda si el médico le pide que se desnude, puesto que tendrá que ver su pecho natural para decidir cómo lograr el aspecto que Vd. desea.

Recuerde, no se agobie, tómese su tiempo y no se sienta presionada, no tiene que decidir ese mismo día. Es su cuerpo y su elección, y así que tiene que estar 100% segura de que ha quedado contenta con el médico, sus consejos, el enfoque y las instalaciones.

Tomar la decisión

Igual le ayude llevarse a un amigo/a o pariente con Vd. cuando vaya a las consultas para tener una segunda opinión. Plantéese el coste detenidamente y tenga claro lo que está incluido en el precio. Por ejemplo, por si fuera necesario hacer una intervención de revisión.

Compruebe las credenciales del cirujano en Internet y recuerde que nadie debe tomar está decisión por Vd. No se deje presionar. Un cambio de pecho puede cambiar su vida, pero es una intervención importante y tendrá que estar segura de que es lo que desea.

Cirugía

La semana antes

Prepare una maleta y practique el camino. El día de la intervención estará nerviosa y es mejor prepararse con bastante antelación.

Asegúrese de llevarse todo lo necesario para que su corta estancia en el hospital le resulte cómoda (zapatillas, sujetador de apoyo, artículos de higiene, etc.) y tenga el número de un amigo o amiga a quien pueda llamar para ayudarla al volver a casa.

Compruebe la hora de llegada y pida unos consejos preoperatorios sobre la comida y la bebida.

El día de la operación

A su llegada, normalmente le recibirá la enfermera que se va a encargar de Vd. Le acomodarán y responderán a cualquier pregunta que tenga. Le explicarán lo que puede esperar del proceso y le pedirán que firme el formulario de autorización para la operación.

Asimismo pasará a verle el anestesista y le pedirá información sobre operaciones anteriores para garantizar la administración adecuada de analgésicos y anestesia.

Finalmente, pasará a verle el cirujano y repasarán lo comentado anteriormente, y le examinará para tomar medidas y hacer las marcas pertinentes para la operación. Nuevamente, si tiene preguntas de última hora no dude en hacerlas.

La operación

Cada médico tiene una forma de trabajar pero, a modo orientativo, el aumento de senos se realiza bajo anestesia general y suele durar de 1 a 2 horas. Una vez dormida en el quirófano, el cirujano hará las incisiones cuidadosamente. Las incisiones suelen hacerse en el pliegue bajo el pecho, en la axila o alrededor del pezón. Esto ya se habrá hablado de antemano.

Una vez hechas las incisiones, el médico hará espacio para la prótesis. La prótesis se coloca bajo el tejido mamario encima del músculo pectoral, bajo este o, en algunos casos, dentro del músculo.

La decisión del cirujano de colocar la prótesis por encima o por debajo del músculo (o una mezcla de los dos) dependerá de su anatomía, el tipo de incisión elegida y el tamaño y forma de la prótesis.

Una vez colocadas las prótesis, el cirujano cerrará la incisión con puntos (que se pueden disolver por sí solos) y puede envolverle el pecho con un vendaje o un sujetador de apoyo.

Recuperación

En el hospital

Cuando se despierte, puede que le den analgésicos para aliviar el dolor conforme se disipa la anestesia. Tendrá que que disponer de alguien que le recoja en coche y le lleve a casa, y lo ideal es que un amigo/a o pariente le acompañe durante las primeras 24 horas, si es posible.

La anestesia general afecta eventualmente a la capacidad de coordinación y de razonamiento, por eso, no debe conducir, beber alcohol, manejar maquinaria o firmar documentos legales durante las 24 horas siguientes. Si tiene alguna duda sobre la conducción, contacte con su aseguradora para cerciorarse de las recomendaciones y siga siempre las indicaciones del cirujano.

Cuando llegue a casa, puede que lleve un sujetador de apoyo y deberá seguir las instrucciones del cirujano sobre cuándo llevarlo puesto. Cada cirujano e intervención suponen distintas recomendaciones.

En casa

Tanto durante la primera cita como antes de salir del hospital, el cirujano le indicará los cuidados postoperatorios y cuándo debe retomar la actividad cotidiana.

A modo de orientación, necesitará unas 2 semanas de baja laboral y no deberá levantar peso o hacer ejercicio con los brazos o los pectorales durante un mes tras la operación. Es posible que tenga que reducir su actividad durante un periodo más prolongado, según los consejos del cirujano.

La mamoplastia es cirugía mayor, así que tómeselo con calma y no olvide preguntar a su médico si cree que necesita calmantes contra el dolor.

Los puntos suelen extraerse a la semana de la intervención, aunque si son solubles desaparecerán por sí solos.

Hable con el cirujano sobre qué tipo de cicatrices le quedarán y qué hacer para mejorar su aspecto. No tema hacer muchas preguntas, es mejor estar preparada.

Riesgos y complicaciones

La mamoplastia puede cambiar su vida para mejor, pero como en cualquier intervención de cirugía mayor pueden producirse complicaciones de las que se debe ser consciente…

Contractura capsular

¿Qué es y qué la provoca?
Sencillamente se trata de la firmeza de los senos. Conforme el cuerpo se está curando después de la colocación de las prótesis, forma una cápsula de tejido cicatricial en torno a la prótesis. Sin embargo, esta cápsula cicatricial puede contraerse o endurecerse con el tiempo, lo que puede hacer que el pecho tenga un aspecto diferente y produzca una sensación distinta. Estos cambios suelen determinarse por los médicos mediante la escala de Baker:

  • Grado I Seno blando y apariencia natural
  • Grado II Seno un poco duro y de aspecto normal
  • Grado III Seno duro y aspecto anormal (distorsión perceptible)
  • Grado IV Seno duro, doloroso y aspecto anormal (mayor distorsión)

Puede darse en un pecho, en ambos o no darse.

¿Puede corregirse?
El cirujano evaluará su evolución tras la intervención. Si tiene contractura capsular puede que necesite otra intervención para eliminar el tejido cicatricial en torno a las prótesis y/o un cambio de prótesis.

¿Con qué frecuencia se da la contractura capsular?
No es algo predecible y puede suceder al poco tiempo tras la operación o años después. Las referencias médicas describen tasas de menos del 5% hasta el 40%; sin embargo, los avances en las prótesis mamarias han reducido la incidencia de esta complicación significativamente.

Cicatrices

¿Y qué hay de las cicatrices y arrugas en la piel?
Tras toda cirugía hay cicatrices, es la forma en la que la naturaleza sana el cuerpo, y la calidad de cada cicatriz puede variar de una persona a otra. La mayoría de las cicatrices tras la mamoplastia de aumento suelen ser líneas delgadas y pálidas, pero pueden enrojecerse, endurecerse y elevarse. Estas cicatrices se conocen como hipertróficas y, aunque suelen desvanecerse con el tiempo, a veces queda una cicatriz algo más visible y permanente.

Otro tipo de cicatriz que puede darse tras una intervención es el queloide. Se trata de una cicatriz aumentada de tamaño que no se desvanece ni se nivela con el tiempo y puede necesitar corrección quirúrgica.

También son posibles, aunque poco frecuentes, las arrugas visibles. Pueden producirse cuando una prótesis tira de los tejidos suprayacentes o cuando los pliegues naturales de la prótesis quedan visibles a través de la piel, o si se pierde peso. Las arrugas puden hacerse más visibles si las prótesis están en posición subglandular.

Otros efectos secundarios y complicaciones

¿Es posible que se produzca una infección? En tal caso, ¿qué sucede?
Toda intervención quirúrgica conlleva el riesgo de que se produzca una infección. Lamentablemente, una infección en torno a una prótesis mamaria es algo más difícil de tratar que en los tejidos normales. Aunque las infecciones suelen responder a los antibióticos, en algunos casos aislados hay que extraer la prótesis. Una vez curada la infección se puede introducir una nueva prótesis. En casos extremadamente aislados, se pueden producir infecciones muy graves como el síndrome del shock tóxico.

He oído que a algunas mujeres les duele el pecho tras la intervención
Algunas mujeres que no sentían dolor antes de la operación pueden experimentarlo tras ésta. Son síntomas impredecibles y en algunas pacientes no se descubre la causa. Lo mejor es hablar con el cirujano sobre las posibles complicaciones relacionadas con la cirugía para ser plenamente consciente de los riesgos.

¿Existen otros riesgos que debería conocer?
Un número reducido de mujeres con prótesis mamarias han padecido síntomas parecidos a los de enfermedades conocidas del sistema inmunitario como: lupus eritematoso sistémico, artritis reumatoide, esclerodermia y otras dolencias autoinmunitarias.

¿Y qué hay sobre el cáncer y las prótesis de mama? ¿Aumenta el riesgo?
No hay datos científicos que demuestren que las prótesis de gel de silicona aumenten el riesgo de cáncer. Sin embargo, no podemos descartar del todo la posibilidad y, por supuesto, deberá palparse el pecho con regularidad para detectar bultos y no dejar de hacerse las pruebas de control rutinarias pertinentes.

¿Cuáles son los tipos de anestesia que se emplean en intervenciones quirúrgicas?

Riesgos de la anestesia
Existen tres tipos de anestesia para las operaciones y todos conllevan un nivel de riesgo.

  • Anestesia local:
    La anestesia local conlleva el riesgo más bajo, puesto que implica una sedación intravenosa mínima mediante una inyección en la zona inferior del pecho. Algunos pacientes tienen una reacción alérgica a la anestesia local o sufren un ritmo cardíaco acelerado debido a la adrenalina que se utiliza para reducir la hemorragia. Se pueden producir molestias de forma intermitente durante una intervención con anestesia local.
  • Sedación por vía intravenosa:
    La sedación por vía intravenosa es el segundo método de anestesia (se administra medicación por vía intravenosa sin tener que intubar al paciente). Este método conlleva el riesgo de insuficiencia respiratoria, reacción a la medicación o sobredosis. Se recomienda la presencia de un profesional en este tipo de sedación para supervisar el proceso y administrar la medicación. Este tipo de anestesia suele ser más caro debido al coste de la medicación y al personal que la administra.
  • Anestesia general:
    Una tercera opción es la anestesia general, en la cual el paciente duerme durante toda la intervención. Los riesgos de este tipo de anestesia son los mismos que los riesgos de la anestesia general utilizada en otro tipo de operaciones y pueden ser: problemas respiratorios, formación de coágulos en las piernas, etc. Por lo general, el riesgo es bajo porque las mujeres que suelen intervenirse para colocarse prótesis suelen tener un buen estado de salud. El coste de la anestesia general es más elevado por la necesidad de contar con un anestesista profesional y el equipo y la medicación utilizados.

Reconstrucción

¿Existen riesgos en la cirugía de reconstrucción?
Lamentablemente, toda intervención conlleva un riesgo y la reconstrucción mamaria no es una excepción.

Me planteo una operación de reconstrucción mamaria urgente, ¿cuáles son los riesgos?
Las pacientes que eligen someterse a una reconstrucción en el momento de la mastectomía deben sopesar los riesgos y el resultado incierto de la mastectomía. Los riesgos son: complicaciones relacionadas con la mastectomía, posible necesidad de más intervenciones para eliminar restos de tumores descubiertos durante la mastectomía o necesidad de tratamientos adicionales contra el cáncer (radiación y quimioterapia), así como recidiva local del cáncer de mama. En la actualidad, lo normal en una reconstrucción es utilizar un expansor tisular temporal o permanente y una prótesis de silicona, pero también aumenta el riesgo de complicaciones debido a las intervenciones adicionales. Todo esto podría afectar negativamente al resultado de las intervenciones de reconstrucción mamaria urgentes.

¿Existen diversos riesgos a tener en cuenta si he retrasado la intervención de reconstrucción mamaria?
Aquellas pacientes que desean optar por la reconstrucción más tarde (por ejemplo, después de la radioterapia) en vez de una intervención urgente, se exponen a los mismos riesgos que conlleva una intervención de reconstrucción de mamas urgente.